images

En épocas de altas inflaciones, los CFO (Chief Financial Officer) o gerentes de finanzas tienen un protagonismo en las empresas similar al de los delanteros de los equipos de fútbol: todos esperan que hagan los goles, aunque en este caso, el gol será que la rentabilidad no decrezca. Pero para invertir antes hay que generar, o ahorrar siendo muy eficientes con el presupuesto asignado. Históricamente para resolver la movilidad de los empleados de una empresa, se les compraba un vehículo y la empresa se ocupaba del mantenimiento, absorbiendo el costo o bien le reconoce un costo de depreciación por kilometraje a quien tenga su propia movilidad aumentando así la carga administrativa y la necesidad de mayores controles. Esto cambió sustancialmente en los últimos años. Las empresas debieron plantearse cómo bajar costos, sin perder eficiencia. La duda fue si auto propio, taxi, remis, o los vehículos de los propios empleados? Si una empresa alquila oficinas para desarrollar sus actividades, ¿Por qué no alquilar también los vehículos en los que se mueve? Surgió un cambio de paradigma para la movilidad empresaria. Un cambio que hace décadas se viene consolidando en gran parte del mundo y en Argentina está comenzando a hacerse realidad. Para gestionar y mantener una flota propia se requiere de tiempo, dinero y recursos humanos además de tener un capital inmovilizado que se podría destinar al crecimiento de la empresa; En cambio alquilando los vehículos para la flota, hay una reducción total de costos de adquisición, depreciación, renovación y gestión de flota. Además la rentadora se encarga de los costos fijos de seguro, patente, service y mantenimiento. Comprar una flota limita la capacidad crediticia de la empresa y afecta el rendimiento de sus activos. Alquilando sólo se paga la tarifa diaria, semanal o mensual y como es un gasto, la empresa puede tomar el IVA y deducirlo de ganancias. No importa el tamaño de la empres, la alternativa 100% flexible dimensionando la flota de acuerdo a la demanda de cada empresa a cada momento. Se abona por los vehículos que se usan sólo cuando se usan. Esto permite un control mayor de gastos en comparación en reintegro por kilómetro por el uso de los vehículos particulares de tus empleados, taxis o remises..